De renovables, liberales y supuestos mercados

Publicado en Cinco Días el 18 de marzo de 2015.-

Los economistas liberales se posicionan muchas veces en contra de las renovables por el hecho de recibir primas. Parece razonable si lo que se propugna es, con todas las consecuencias, un mercado de libre competencia y/o concurrencia. Pero… ¿es realmente así? La derogada Ley del Sector Eléctrico (Ley 54/97), que nació de un Gobierno del Partido Popular, justificaba las primas a las renovables como una compensación por los costes evitados y es que, al compararlas con el resto de tecnologías de generación, a la hora de generar un kilovatio-hora (kWh) salían peor paradas de forma contundente y la razón era, y hoy no es otra, que el concepto de externalización de costes.

Durante el pasado siglo y lo que llevamos de este nos han vendido que el desarrollo económico solamente era posible con costes de producción baratos y, por supuesto, para empezar debía serlo la generación de energía para hacer competitivos a bienes y servicios. Hoy sabemos que para producir energía barata se deben trasladar costes a terceros en todas las tecnologías excepto en las renovables.

Las tecnologías térmicas recibieron subvenciones por una cantidad que cuadruplicaba el importe de las primas que en 2013 recibieron las energías renovables. ¿Es eso competir en igualdad de condiciones?

 

Para leer el artículo completo, siga este enlace

de renovables, liberales y mercados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *